Feminicida hostigaba a su pareja en Sabana Perdida - || www.lavozdesanjuan.com ||

TITULARES

Home Top Ad

Post Top Ad

martes, 12 de noviembre de 2019

Feminicida hostigaba a su pareja en Sabana Perdida

  • Feminicida hostigaba a su pareja en Sabana Perdida
    Gladys Elizabeth Alvarado, víctima de feminicidio.
Por: Carolina Pichardo

SANTO DOMINGO.-El olor a cloro, detergente y humedad predominaba en la casa. El piso seguía mojado. Desde antes de llegar a la puerta de la vivienda, ubicada en un callejón del sector Villa Blanca, en Sabana Perdida, ya se distinguía el lugar de la tragedia.
Agentes de la Policía salían y entraban de la casa de blocks, con un adorno navideño en la entrada. Las hijas de Gladys Elizabeth Alvarado, de 47 años, aún no sabían que, horas antes, su madre había fallecido. Ellos tenían la esperanza de que sobreviviría a varias estocadas que le propinó Manuelcito Montero Ogando, de 53 años, con quien tenía un año de relación.
Fueron pasadas las 6:00 de la mañana de ayer cuando una hija de crianza de la mujer escuchó gritos de “auxilio” que provenían de la primera planta de la casa. En ese momento estaba alistando a su hija para la escuela, y no entendió bien desde dónde provenía el ruido.
Fue cuando su padre, José Miguel Cabrera, bajó las escaleras, tumbó la puerta y vio la desgarradora escena: la pareja, con heridas de arma blanca, tirada en el piso. Minutos después, una unidad del Sistema Nacional de Atención a Emergencias y Seguridad 911 llegó hasta la estrecha calle para auxiliarlos.
Pero a las 10:30 de la mañana, una llamada a la Policía dio la fatal noticia que tanto temían: Gladys había muerto, mientras su verdugo aún seguía en el Hospital Traumatológico doctor Ney Arias Lora, tras haberse propinado varias puñaladas. Todo estaba en calma hasta que una de sus hijas gritó. Fue lo que avisó a todos lo que había ocurrido.  
Tanto Gladys como su hija de crianza, que prefirió no identificarse, conversaban a menudo y esta le llegó a decir que no quería seguir la relación. Manuelcito, que residía en San Juan, la visitaba a menudo y la tenía un mes “hostigándola”.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Bottom Ad

Responsive Ads Here